MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

jueves, 24 de marzo de 2011

PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DE LO QUE DICTA TU CORAZÓN, EL BIEN Y DIOS.



Un amigo nuestro iba caminando al atardecer por una playa desértica.
Mientras caminaba, divisó a otro hombre a lo lejos. Al acercarse, notó que el lugareño se agachaba constantemente, recogía algo y lo arrojaba al agua.

Una y otra vez lanzaba cosas al océano.
Cuando nuestro amigo se acercó más todavía, vio que el hombre recogía estrellas de mar que se habían clavado en laplaya y una por vez, las iba devolviendo al agua.
Nuestro amigo se sintió confundido. Se acercó y dijo: -Buenas noches, amigo.
Me pregunto qué está haciendo.



-Devuelvo estas estrellas de mar al océano. Ve, en este momento, la marea está baja y todas estas estrellas quedaron en la costa. Si no las echo nuevamente al mar, se mueren aquí por falta de oxígeno.

-Ya entiendo- respondió mi amigo -pero ha de haber miles de estrellas de mar en esta playa. Es imposible agarrarlas a todas. Son demasiadas. Además, seguramente esto pasa en cientos de playas a lo largo de toda la costa. No se da cuenta que no cambia nada.

El lugareño sonrió, se agachó, levantó otra estrella de mar para arrojarla de nuevo al mar y respondió: – ¡Para ésta, sí cambió algo!


Muchas veces creemos que nuestras acciones positivas a veces son tan pequeñas que no tienen sentido o no logran causar efectos en nosotros o en los seres que nos  rodean pero es un gran error por muy pequeña que sea una acción de bien es un granito de arena que aporta a subir el autoestima, a calmar tristeza, a alegrar  momentos, a contagiar de amor, de paz, incluso de salvar vidas con tan solo un gesto amable, una acción de cariño, un elogio, o una palabra bondadosa y de aliento.


Se que cuando uno se propone a vivir una vida positiva, tanto en lo personal, como en la ayuda a nuestros semejantes, se cruzarán muchas vallas que tratarán de impedir continuar con los propósitos destinados, pero es ahí donde hay que tener fortaleza y sabiduría....  que los logros espirituales..... humanitarios y personales..... tienen mas efectividad y relevancia, acercándonos más a Dios, y de lo que Él, desea de nosotros. 
 la ignorancia y acciones negativas de los destructores, hay que ignorarlas  y dejarlas pasar  como lo que son, acciones negativas y dañinas que no nos puedan alcanzar, ni detener a seguir haciendo el bien. 


En tu corazón, sabes perfectamente qué está bien y qué está mal. Sabes qué es lo que, en última instancia, te ayudará a progresar y qué te hará quedarte estancado donde estás. Aunque puedas ser muy bueno racionalizando en contra de una determinada verdad, ésta finalmente se hace evidente. Aunque algunos puedan ser muy hábiles intentando desorientarte, tú sabes muy bien qué es lo mejor para tu vida. Marcha de la mano con tu corazón. Escucha tu voz interior, esa que tiene el mayor de los sentidos y que, mirando retrospectivamente, casi siempre tiene razón. En un mundo en que el engaño es, demasiado a menudo, tan sólo una estrategia más, desarrolla la costumbre de descubrir la verdad con tu corazón y no tan sólo con tus ojos.

No importa quiénes quieran sacar partido de ello, el hecho es que quien ha conseguido llegar hasta donde ahora te encuentras eres tú. Y eres tú la persona mejor preparada para llevarte a ti mismo en la mejor dirección hacia el futuro. El valor de tu experiencia de vida no está sólo en tu mente. Está enclavada en tu corazón. Observa el mundo con todo lo bueno que tienes contigo, y podrás verlo con centelleante claridad.




Los seres humanos necesitan que los alienten. Sentir la calidez de la aprobación, aumenta la confianza en sí mismo.
En la persona cuya autoestima se ha elevado, se obra una especie de milagro. Repentinamente le caen mejor los demás y se hace más amable y solidaria, con quienes le rodean.
El elogio, también contribuye a suavizar los inevitables roces de la convivencia cotidiana. Una buena y saludable vida familiar se nutre de ellos. Los niños, en especial, están deseosos de reconocimiento y aprecio.
Una joven madre contó esta anécdota: "Mi hijito se porta mal a menudo, de manera que debo regañarlo. Pero un día su conducta fue especialmente buena, sin embargo, esa noche después de acomodarlo en su cama y al bajar por las escaleras lo oí llorar: fui a verlo, y lo encontré con la cara hundida en la almohada. Entre sollozos me preguntó si no había sido un buen niño.


"La pregunta me traspasó como un puñal -agregó la madre- nunca había dudado en corregirlo cuando hacía algo malo; pero cuando se portó bien ni siquiera lo noté. Lo había mandado a dormir sin darle una palabra de reconocimiento".
El elogio hace que la gente, de lo mejor de sí pero quien lo da siente también la satisfacción de haber creado en el otro un especial estado de ánimo, de la misma manera como "...
las flores dejan siempre parte de su fragancia en la mano de quien las ofrece".



Es la palabra mágica, en un mundo de tanto conocimiento - ¡demasiado! Es lo que te permite discernir entre los innúmeros caminos que se presentan hacia el futuro. Y discernir con el sentimiento de que este es el verdadero sendero. No es algo de viejos. Por lo contrario. Los verdaderos sabios son eternamente jóvenes, pues aunque su cuerpo envejezca, la mente está constantemente renovándose.
El amor..... la amistad..... bondad.....hermandad..... no distingue color...... státus económico....... ideología religiosa......... política........ sexo.......ni fronteras. 




Marcos 4:26-32
Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra. Duerma y vele, de noche y de día, la semilla brota y crece sin que él sepa cómo, porque de por sí lleva fruto la tierra: primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado. Decía también: ¿A qué compararemos el reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra es la más pequeña de todas las semillas que hay en la tierra, pero después de sembrado crece y se hace la mayor de todas las hortalizas, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra.

Salmos 5:11

"Pero que vivan alegres

todos los que en ti confían;

¡que canten siempre de alegría

bajo tu protección!

¡que sean felices

todos los que te aman!". 

1 comentario:

Gracias por estar aquí y compartir