MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

jueves, 4 de mayo de 2017

MADRE BELLA Y PODEROSA TE MERECES LO MEJOR POR EL GRAN AMOR A TUS HIJOS....AMOR DE MADRE AMOR INCOMPARABLE


En el viejo puerto de Montreal, en la antigua iglesia de Notre-Dame, se encontraba una joven mujer que se notaba, le faltaban pocos días para dar a luz. Y oró a Dios de esta forma: "Dios, dame un hijo que sea extraordinario, que sea valiente para defenderse de los demás y luchar por causas justas, que tenga la capacidad de sobreponerse a la derrota y pelee como un guerrero hasta el final, pero que también sea bondadoso y trabajador, que ayude al pobre y que sea todo un caballero, que llegados los años me cuide y no se olvide de mí, para que pueda estar orgullosa de él".
Esta joven mujer se retiró a su casa y cayó en un sueño profundo. Y de repente vio una luz radiante que lo llenó todo. Al instante, se sintió invadida por una paz profunda. Y escuchó una voz que le dijo: "Hija mía te he escuchado con profunda atención cuando me hablaste, pero quiero revelarte un gran secreto: tú puedes desear un hijo así, pero yo tener otros planes".
Y la llevó por un instante a una ciudad desconocida, donde una madre luchaba por la vida de su bebé. Podía escuchar que tenía varios meses transitando de un hospital a otro, que le decían que su hijo no tenía esperanzas. Pero ella peleaba como una guerrera, con una fe inquebrantable de que su hijo viviría.
"Mira" -le dijo Dios- "este hijo es un alma orgullosa de otras vidas y lo he enviado a la Tierra para que en su sufrimiento, aprenda humildad. Lo he enviado a una madre bondadosa, con un gran amor que sabrá comprenderlo, tolerarlo y guiarlo. Si yo lo hubiera enviado a otra mujer, no lo hubiera cuidado de la misma forma y no podría aprender su lección en la Tierra."

Y de repente, fue llevada a una ciudad distinta. Observó a una madre soltera, joven, que no cuidaba a su hija y que a prematura edad la enseñaba que lo hiciera todo sola, desde comer, hasta vestirse. Si lloraba, la madre le gritaba o la ignoraba "Mira -le dijo Dios- esta madre es una mujer inmadura, sin conciencia y rebelde. Le envié a una hija sumamente amorosa e inteligente. Esta hija ayudará a su madre a crecer y esta madre retará a su hija con su mal carácter, para que se pula como un diamante bello y aprenda la lección de tolerancia que viene a aprender aquí en esta vida."
"Mira, hay hijos que les he dado corazón de piraña, devorarán a sus semejantes en tiempo y dinero, serán crueles, no tendrán piedad y sólo pensarán en sí mismos. Si te envío un hijo así, tendrás que enseñarlo a ser generoso y tolerar la frustración. Será muy sensual, tendrá hijos numerosos como si se tratara de uno de los animales salvajes del bosque, cambiará de pareja como quien cambia de ropa hasta el final de sus días, huirá de ti a temprana edad y tendrás que perdonarlo una y otra vez."
"No importa lo que hagas, es la semilla que le sembré. No te culpes, crecerás, cultivarás tu tolerancia, fuerza y amor. Solo una madre puede amar a una piraña, porque tu hijo será odiado por todos... menos por ti."
"Las madres me piden corazón de águila para sus hijos. Te digo, que sí mandara puras águilas, este mundo sería un caos. El águila es valiente y protege, pero si no hubiera cobardes, ¿a quién protege? no podría realizarse. Pelearían entre ellas por la supremacía hasta matarse. Por eso, envío hijos con diversos corazones para el equilibrio del mundo."
"También, podría enviarte al corazón de remora ¿observas a esos pequeños peces que nadan cerca del poderoso tiburón para comerse sus sobras?"
"Tu hijo será flojo, inteligente en el arte de hablar y de hacer el mínimo esfuerzo. Engañará para obtener dinero, sexo y cualquier cosa. Dependerá de otros en lo económico. Te desesperará y tendrás que perdonarlo una y otra vez."
"El águila y el tiburón se realizan al alimentar a la piraña y la remora. Así, equilibro el mundo: alguien que tiene hambre de dar, con alguien que tiene hambre de recibir."
"Y si te considero digna, te enviaré el reto de retos: un hijo que no podrá desarrollarse en el mundo. No hablará, quizás no vea o viva poco tiempo ¿por qué haría esto? es un espíritu que vivió una vida desenfrenada, que nunca pensó, que pasaba de un acto a otro sin meditar. Le he ordenado que no se mueva con soltura en el mundo, para que pueda estar quieto y se centre en el espíritu. Era la única forma de que aprendiera en esta vida. Su espíritu crecerá mucho más que el de cualquier otro niño".
"Recuerda que no te mandaré un hijo que no puedas cuidar. Se cuales son tus alcances y tus potenciales. Ni siquiera tú los conoces. Recuerda que tus hijos son espíritus de otras vidas que no recuerdan su pasado. Solo estás para cuidarlos por un tiempo y tendrás que utilizar toda tu sabiduría y poder para guiarlos."
"Por eso, no me pidas que te mande hijos con los que no te esfuerces. Tu vida sería vacía. El moriría a temprana edad por ser perfecto y no tener nada que mejorar. Ambos crecerán con los desafíos de la vida. No te pido que me comprendas. Yo soy Dios y se lo que hago así que ¡disfruta a tu hijo! ¡ámalo! ¡súfrelo! ¡perdónalo! y solo al final de tus días, entenderás."


Tus brazos siempre se abrían cuando quería un abrazo, tu corazón comprendía cuando necesitaba una amiga, tus ojos tiernos se endurecían cuando me hacía falta una lección, tu fuerza y tu amor me guiaron, y me dieron alas para volar. Gracias Mamá.
Mamá, palabra mágica que encierra amor, lealtad y abnegación; nunca se compara

con el amor de Madre con nada y con nadie.
La más bella palabra en labios de una persona es la palabra Madre, y la llamada más dulce: Madre mía.
Una petición hago a Dios, que en tus benditas manos Señor esté mi Madre, que es la luz de mis ojos, la razón de mi sonrisa, el motivo de mis carcajadas y mi ánimo de seguir adelante.
Ella es para mí tu representación, que me toca de cerca, tu abrazo, y tu amor.
Que me llena como nada ni nadie lo hará.
Cuídala y bendícela con salud y felicidad ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir