MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

Cargando...

domingo, 12 de febrero de 2012

REFLEXIÓN CRISTIANA....EL REY Y SUS CUATRO ESPOSAS....EL ALMA Y LA CONCIENCIA.



  • EL REY Y SUS CUATRO ESPOSAS
  • Había una vez un rey que tenía cuatro
  •  esposas.
  • Él amaba a su cuarta esposa más que a
  •  las demás y la adornaba con ricas 
  • vestiduras y la complacía con las 
  • delicadezas más finas. Sólo le daba lo 
  • mejor.
  • También amaba mucho a su tercera 
  • esposa y siempre la exhibía en los reinos
  •  vecinos. Sin embargo, temía que algún
  •  día ella se fuera con otro.
  • También amaba a su segunda esposa.
  •  Ella era su confidente y siempre se
  •  mostraba bondadosa, considerada y
  • paciente con él. Cada vez que el rey tenía
  •  un problema, confiaba en ella para
  •  ayudarle a salir de los tiempos difíciles.
  • La primera esposa del rey era una
  •  compañera muy leal y había hecho
  •  grandes contribuciones para mantener 
  • tanto la riqueza como el reino del 
  • monarca.
  • Sin embargo, él no amaba a su primera
  •  esposa y aunque ella le amaba
  •  profundamente, él apenas se fijaba en
  •  ella.
  • Un día, el rey enfermó y se dió cuenta
  •  de que le quedaba poco tiempo. Pensó
  •  acerca de su vida de lujo y caviló: 
  • Ahora tengo cuatro esposas 
  • conmigo pero, cuando muera, estaré
  •  solo.
  • Así que le pregunto a su cuarta
  •  esposa: Te he amado más que a
  •  las demás, te he dotado con las mejores
  •  vestimentas y te he cuidado con esmero.
  •  Ahora que estoy muriendo, ¿estarías 
  • dispuesta a seguirme y ser mi compañía?
  • ¡Ni pensarlo! Contestó la cuarta 
  • esposa y se alejó sin decir más palabras.
  •  Su respuesta penetró en su corazón
  •  como un cuchillo filoso.
  • El entristecido monarca le pregunto a
  •  su tercera esposa: Te he amado toda mi
  •  vida. Ahora que estoy muriendo,
  •  ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi
  •  compañía?
  •  ¡No! Contestó su tercera esposa. ¡La
  •  vida es demasiado buena! ¡Cuándo
  •  mueras, pienso volverme a casar!.
  •    Su corazón experimentó una fuerte
  •  sacudida y se puso frío .
  • Entonces preguntó a su segunda
  •  esposa: Siempre he venido a ti
  •  por ayuda y siempre has estado allí para
  •  mí. Cuando muera, ¿estarías dispuesta a
  •  seguirme y ser mi compañía?
  • ¡Lo siento, no puedo ayudarte esta
  •  vez!. Contestó la segunda esposa.
  •  Lo más que puedo hacer por ti es
  •  enterrarte. Su respuesta vino 
  • como un relámpago estruendoso que
  •  devastó al rey.
  •  Entonces escuchó una voz: Me
  •  iré contigo y te seguiré dondequiera tu
  •  vaya. El rey dirigió la mirada en
  •  dirección de la voz y allí estaba su
  •  primera esposa. Sé veía tan delgaducha,
  •  sufría de desnutrición. Profundamente 
  • afectado, el monarca dijo: ¡Debí haberte 
  • atendido mejor cuando tuve la
  •  oportunidad de hacerlo!
  • En realidad, todos tenemos cuatro 
  • esposas en nuestras vidas.
  • Nuestra cuarta esposa es nuestro
  •  cuerpo. No importa cuanto tiempo y
  •  esfuerzo invirtamos en hacerlo lucir
  •  bien, nos dejará cuando muramos.
  • Nuestra tercera esposa son nuestras 
  • posesiones, condición social y riqueza. 
  • Cuando muramos, irán a parar a otros.
  • Nuestra segunda esposa es nuestra
  •  familia y amigos. No importa cuanto nos
  •  hayan sido de apoyo a nosotros aquí, lo
  •  más que podrán hacer es 
  • acompañarnos hasta el sepulcro.
  • Y nuestra primera esposa es nuestra
  •  alma, frecuentemente ignorada en la
  •  búsqueda Sin embargo, nuestra alma es
  •  la única que nos acompañará
  •  dondequiera que vayamos. ¡Así que,
  •  cultívala, fortalécela y cuídala ahora!
  • Es el más grande regalo que puedes
  •  ofrecerle al mundo. ¡Hazla brillar!
  • Haz la siguiente oración por quienes
  •  te han enviado esta reflexión :
  • Padre nuestro que estás en los
  •  cielos , santificado sea tu nombre ;
  •  venga a nosotros tu reino, hágase tu 
  • voluntad así en la Tierra como en el cielo.
  •  Dános hoy nuestro pan de cada día,
  •  perdona nuestras ofensas, como 
  • también nosotros perdonamos a los que
  •  nos ofenden ; no nos dejes caer en 
  • tentación y líbranos de todo mal ” Amén
  • Ahora, por tu bien envíala a otras diez
  •  o más personas. ¿Sabes por qué?. En
  •  un rato mas, diez personas habrán
  •  rezado por t í y habrás logrado que
  •  muchas personas recen a Dios por otras
  •  personas.
  • Luego, piensa por un momento y
  •  aprecia el poder de Dios en tu vida, por 
  • hacer lo que tú sabes que a Él le encanta
  •  Rezar. Si no tienes vergüenza de hacer
  •  esto, por favor, sigue las instrucciones. 
  • Jesucristo dijo : “ Si te avergüenzas de
  •  mí, yo me avergonzaré de ti ante mi
  • Padre.   Si no tienes vergüenza,
  •  envía este Mensaje...sólo si crees en 
  • ello.
  • Sí , amo a Dios. Él es mi fuente de
  •  existencia y mi salvador. Él me mantiene
  •  funcionando día y noche. Sin Él, nada
  •  soy, pero, con Él todo lo puedo, en
  •  Cristo que me da fuerza. Filipenses 4:1
  • El que alguien toque mi vida es un 
  • privilegio . Tocar la vida de alguien es un
  •  honor, pero el ayudar a que otros toquen
  •  sus propias vidas es una fuerza muy
  •  poderosa que produce grandes
  •  beneficios para todos. ¡Dios te bendiga! .

Cuatroesposas
View more PowerPoint from Reflexiones PowerPoint

Mi conciencia, mi mejor amiga…
Querida conciencia, hoy te escribo para darte gracias y pedirte perdón. Te doy gracias porque siempre me has aconsejado para hacer lo correcto, siempre que iba a hacer algo que no debía, vos me hablabas y gritabas, y hasta te retorcías generándome una molestia en el corazón para que yo no hiciera “eso” que no debía…
Perdón porque durante muchos años cada vez que me tratabas de ayudar yo te callaba, te ataba con lazos de necedad o te encerraba tras muros de orgullo. Pero como sabrás, desde hace un tiempo, conocí a Dios, al aceptar a Jesús en mi corazón. Gracias al amor de Dios Padre y de Jesús mi Salvador, hoy vos amada conciencia mía eres libre de nuevo.
En ese momento comprendí que uno de los primeros regalos que Dios me dio fuiste vos, “mi conciencia”. Ahora que estamos libres del orgullo, de la mentira… puedo disfrutarte y aunque en algunas cosas me cuesta hacerte caso, puedo escucharte con más fuerza que nunca y sé que día a día Dios permite que estés en mí, y le pido a Jesús que te fortalezca con su eterno amor.

Gracias Dios, Gracias Jesús por amarnos tanto y regalarme, entre tantas otras cosas, mi conciencia.

Aproveché un momento de auto reflexión, y me di cuenta de que gracias a Jesús mi conciencia y yo somos libres.
Ives Rogelio Baratchart

Dulce calor que abriga en la noche oscura
Sol que me despierta en la asoleada mañana
amor que alimente mi alma empecinada
a seguir el camino del que por la arena se arrastra.
Pero en la súbita neblina aparece aquel que me ama
que me da el aliento con la suave brisa que me acompaña
y es la melodía de sus mensajes que hacen que me entregue
porque salvas son sus palabras.

Agua de vida que da calma a mi sed
quien me libra de la muerte
y me da vida eternamente
pues a su lado los días de victoria nunca acaban.
Ahora me encuentro sola, 
pero acompañada,
miro a los lados y no veo nada
miro hacia adentro y es Jesús quien me acompaña.

 Irina Gutierrez Puentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada