MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

miércoles, 14 de diciembre de 2011

DIOS ME PREGUNTÓ. ¿PUEDE ALGO HACER QUE YO DEJE DE AMARTE?.



¿Puede algo hacer que yo deje de amarte?
pregunta Dios. Obsérvame hablar tu idioma,
dormir sobre tu tierra y sentir tu dolor.
Observa al autor de la vista y el sonido
como estornuda, tose y se sopla la nariz.
¿Entiendo yo como te sientes? Mira a los ojos
inquietos del niño de deseoso de aprender; 
Es Dios que camina hacia la escuela.
Considera al  necesitado de cariño y alimento 
en la mesa ;
Ese es Dios que está sentado junto a ti.....
¿Te preguntas cuánto durará mi amor?
Encuentra la respuesta en el aire que respiras.
En la luz y calor del sol que ta acompaña cada día.
En la belleza del cielo estrellado y la luna iluminando 
tus pasos.
En la diversidad de los animales, que con su cariño 
y costumbres, dejan enseñanzas de vida día a día.
En la diversidad de la fauna marina, que con 
su bellezas puedes deleitar tus ojos por el 
resto de tu vida.
Es a mí a quien ves allí, tu Creador, tu Dios, 
que ha creado todo para que seas feliz.
Te has cubierto e impregnado de pecados
Es tu pecado el que estoy sintiendo.
Es tu espíritu el que estoy liberando.
Es tu salvación lo que estoy buscando.
Eso es lo mucho que te amo.


Había una mujer que habia sido diagnosticada con una enfermedad incurable y a la que le habian dado solo tres meses de vida. Asi que empezó a poner sus cosas “en orden”, contacto a su guía espiritual y lo citó en su casa para discutir algunos aspectos de su vida y última voluntad.
Le dijo que canciones quería que se cantaran en su funeral, que lecturas hacer y con que traje deseaba ser enterrada. La mujer tambien solicitó ser enterrada con su Biblia favorita. Todo estaba en orden y el guía espiritual se estaba preparando para irse cuando la mujer recordó algo muy importante para ella.
Hay algo mas, dijo ella exaltada.¿Qué es? respondió el guía espiritual. Esto es muy importante, continuo la mujer.

“Quiero ser enterrada con un tenedor en mi mano derecha.” El guía espiritual se quedó impavido mirando a la mujer, sin saber exactamente que decir. “Eso lo sorprende, o no? pregunto la mujer.”Bueno, para ser honesto, estoy intrigado con la solicitud,” dijo el G. Espiritual. La mujer explicó “En todos los años que he asistido a eventos sociales y cenas de compromiso, siempre recuerdo que cuando se retiraban los platos del platillo principal, alguien inevitablemente se agachaba y decia, ‘Quedate con tu tenedor’.
Era mi parte favorita porque sabia que algo mejor estaba por venir…como pastel de chocolate o pay de manzana.Algo maravilloso y sustancioso! Asi que quiero que la gente me vea dentro de mi ataud con un tenedor en mi mano y quiero que se pregunten ‘Que onda con el tenedor?’. Despues quiero que usted les diga: “Se quedo con su tenedor porque lo mejor esta por venir”.
Los ojos del pastor se llenaron de lagrimas de alegria mientras abrazaba a la mujer despidiendose. El sabia que esta seria una de las ultimas veces que la veria antes de su muerte. Pero tambien sabia que la mujer tenia un mejor concepto del cielo que él. Ella sabéa que algo mejor estaba por venir. En el funeral la gente pasaba por el ataud de la mujer y veian el precioso vestido que llevaba, su Biblia favorita y el tenedor puesto en su mano derecha.
Una y otra vez el G. Espiritual escuchó la pregunta “Que onda con el tenedor?” y una y otra vez el sonrió. Durante su mensaje el G. Espiritual le platicó a las personas la conversación que habia tenido con la mujer poco tiempo antes de que muriera. Tambien les hablo acerca del tenedor y que era lo que simbolizaba para ella.
El G. Espiritual les dijo a las personas como el no podia dejar de pensar en el tenedor y tambien que probablemente ellos tampoco podrian dejar de pensar en el. Estaba en lo correcto. Asi que la próxima vez que tomes en tus manos un tenedor, dejalo recordarte que lo mejor esta aún por venir…



Esto es lo que has de sentir, si abres tu corazón a Dios, y dejas que Él, haga su voluntad en ti.
En el seno de mi alma una dulce quietud
se difunde embargando mi ser.
Es una calma infinita que sólo podrán
los amados de Dios comprender.

Paz, paz; cuan dulce paz es aquella que el Padre me da.
Yo le ruego que inunde por siempre mi ser
en sus ondas de amor celestial.
PAZ, CUAN DULCE PAZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir