MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

viernes, 18 de noviembre de 2011

AL BORDE DE LA MUERTE, DIOS TRANSFORMÓ SU VIDA.




Una gran amiga mía acaba de transformar su vida, rozada por la mano fría de la muerte.
La operaron par quitarle la matriz, pero una negligencia médica hizo que le cortaran parte de la vejiga. Sufrió dolores atroces por varios días y cuando los médicos le dijeron que necesitaba ser operada, el mejor médico para operarla (necesitaba al mejor, porque era de vida o muerte) había salido de vacaciones por 15 días.
Aunque sus familiares vieron la posibilidad de demandar al hospital, mi amiga decidió que era su vida, que no se haría ninguna demanda y esperaría los 15 días.
Sufrió dolores semejantes a los de un parto y pensó en varios momentos en quitarse la vida. Finalmente esperó, llegó el día de la operación y fue todo un éxito.
Ahora, su talante es distinto. Se nota la alegría en su voz, sus ganas de vivir y tuvo que ser tocada de cerca por la muerte, para apreciarla en todo su esplendor. Dice que se entregó a Dios.
Por años, tuvo muchos conflictos con su familia, en el amor y en su trabajo, que se reflejaron en enfermedades de su cuerpo. Pero sólo hasta ahora, ella se ha transformado.
No deja ser un misterio que, cuando te entregas a Dios con todo el corazón, es cuando comienzan a suceder cambios en tu vida. En mi caso, sólo cuando estuve contra la pared, sin dinero, sin amigos y tuve fe en Dios, fue cuando todo cambió.
Para mi amiga, igual. No hablo de fe basada en fanatismo religioso. Hablo de hechos de la vida real.
Para mí es un misterio. La mayoría de la gente cuando tiene retos importantes en su vida, se aferra a una persona, llámese madre, padre, novio, esposo, en fin. Y la vida insiste en negarle la felicidad.
Es sólo cuando se entrega a Dios, cuando la tormenta de su vida se transforma en un bello arco iris.
¿Por qué la vida está diseñada así? No lo se. Pero es confortable saber que existe una fuerza más allá de nuestra comprensión, que generosamente nos ayuda, siempre y cuando lo pidamos de corazón.
Edgar Martínez 



La vida es hermosa, dulce y sonriente. Muchos alicientes la hacen deliciosa. Estamos rodeados de intensa belleza. La naturaleza nos deja embobados. Desde el cuadro hermoso de un bello paisaje, al furor salvaje del mar tormentoso. Todo es armonía.
majestad y gloria. En todo hay victoria...
Cantos de alegría. Tan dulce es su huella, que hasta en los momentos de gran sufrimiento, la vida es muy bella. Aún la noche fría y oscura tiene su atractivo.
Si, mi alma se regocija, porque Dios sostiene mi vida en sus manos. Por eso, aunque hay cosas que me están dañando, sonrió porque, la vida es hermosa.
 Serely


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir