MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 1 de junio de 2011

REFLEXIONES SOBRE LA FE, BONDAD, Y EL TEMOR.


La duda trajo el ocaso…
Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar una altísima montaña, inició su travesía después de años de preparación, pero quería la gloria sólo para él y subió sin compañeros.
Empezó la ascensión y se le fue haciendo tarde, y más tarde... y no se preparó para acampar... sino que decidió seguir subiendo, y oscureció.
La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña; ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, ninguna visibilidad, y la luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes.


Escalando una pared, a sólo unos pocos metros de la cima, resbaló y se desplomó en el vacío a velocidad vertiginosa. El alpinista nada más podía ver veloces manchas oscuras... y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.
Seguía cayendo... y en esos angustiosos momentos, le pasaron por su mente todos los episodios buenos... y no tan buenos de su vida.
Pensaba en la cercanía de la muerte y, sin embargo, de repente, sintió el fortísimo tirón de la larga soga que lo amarraba a las clavijas clavadas en la roca de la montaña.
En ese momento de quietud, suspendido en el aire, no le ocurrió más que gritar:
¡¡¡ AYÚDAME DIOS MÍO!!!
De repente, una voz grave y profunda de los cielos le contestó:  ¿QUÉ QUIERES QUE HAGA?
 Sálvame Dios mío.
¿REALMENTE CREES QUE YO TE PUEDO SALVAR?
 Por supuesto Señor.


 BIEN, ENTONCES CORTA LA CUERDA.
Hubo un momento de silencio; y el hombre se aferró más aún a la cuerda...

Cuenta el equipo de rescate, que al otro día encontraron a un alpinista colgando, muerto, congelado, agarradas sus manos fuertemente a la cuerda... A TAN SÓLO DOS METROS DEL SUELO.


¿Y tú? ... ¿qué tan aferrado estás a tu cuerda? ¿Te soltarías?
No debes decir ni pensar que Él te ha olvidado. Quizás tu lo has olvidado a él, y no te das cuenta que a tu lado solo hay unas huellas, las de él, porque te lleva en sus brazos para que tu... Descanses... recuerda... que Él te tiene siempre de su mano. 

Esto es algo que a mí me pasó:
Una vez yo me sentía muy desesperada por un problema que yo traía, solo pensaba y pensaba en lo mismo, rezaba y rezaba y decidí hablar con Dios, comprometerme con EL, para que me ayudara con mi problema, y le prometí a cambio que yo ayudaría a todas las personas que me pidieran ayuda en el transcurso de ese mes, ¡Pues todos sabemos que no siempre nos es posible ayudar a tantas personas necesitadas!
Pero en todo ese mes yo estaba comprometida a ayudar al que me lo pidiera, (personas de la calle) con lo que sea, pero tenía que ayudar, aunque sea con un peso.
Un día nos fuimos de paseo mis hermanas, unas amigas y yo, a unas albercas y entre todas fuimos a comprar lo que íbamos a comer.
Entramos a un super, compramos lo que teníamos que comprar y salimos.
Yo fui la última que salió y al salir estaba un viejito sentado en la puerta, con sombrero, pero agachado y el sombrero no le dejaba ver la cara. No habló nada, solo estiró su mano y yo, como ya todas mis amigas iban adelante, volteé, lo vi y me fui.


Pero solo había dado unos pasos y recordé lo que había prometido y me sentí mal.
Regresé, aunque mis amigas me dejaron atrás y le di una limosna, el señor no dijo nada y ni le vi la cara, me inspiró mucha ternura, a la vez me dio sentimiento, solo me di la vuelta y alcancé a mis amigas.


Me preguntaron donde me había quedado, les comenté del viejito que estaba en la puerta y me dijeron sorprendidas: ¿qué viejito? estas loca, ¡ahí no había nadie! y yo les dije que si y volteo para atrás ¡y no había nadie!
Solo seguimos nuestro camino, pero yo seguía pensando en él y llegué a la conclusión de que era quizá una prueba de Dios, y que pudo haber sido el mismo quien se reflejó en ese señor, porque no me dio la cara y no dijo una palabra y sentí yo mucha ternura por él...
Yo siempre he pensado que esa fue una prueba que EL me puso para saber si yo cumpliría realmente con mi promesa…
¡Porque al siguiente día se solucionó mi problema!

Solo les digo a aquellas personas que duden, que Dios es muy grande y que aunque nosotros lo abandonemos, El nunca nos abandona ¡y siempre esta con nosotros! "Dios existe y es muy grande"  Esto es solo un poco de lo mucho que me ha dado Dios,  porque me han pasado otras muchas cosas mas. Y por eso me siento muy orgullosa de platicar lo que me ha pasado, porque son como mensajes, y milagros de Dios.
Magali Sauceda.
Salmos 50:15

"¡Llámame cuando tengas problemas!
Yo vendré a salvarte,
y tú me darás alabanza". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada