MÚSICA DE ALABANZA Y ADORACIÓN

Buscar este blog

martes, 25 de enero de 2011

REFLEXIÓN DE LA AMBICIÓN, LA IGNORANCIA Y LA FALTA DE FE.



Se cuenta que, cierto hombre 


ambicioso, oyendo hablar al


 respecto de las curas 


extraordinarias que realizaban los 


Apóstoles, en nombre de Jesús, se 


aproximo a ellos.

Durante algún tiempo los acompañó


 en las peregrinaciones.

Tuvo oportunidad de observar como


 ellos imponían las manos y curaban


 a las personas.

Testimonió el día en que Pedro,


 subiendo al templo para orar, 


curando un brazo a un paralitico de 


nacimiento, en nombre de Jesús.



Más de una vez el vio a personas


 que eran traídas, dominadas por 


Espíritus infelices y liberadas pos 


los Apóstoles, en nombre de Jesús.

Constato que ellos se alimentaban 


de frutas, panes y peces. Nada 


especial.

Tampoco utilizaban ninguna fórmula


 para las curas.

Con todo, el pensaba, ellos deben


 tener algún secreto. ¿Quién sabe,


 por debajo del manto, si ellos traen


 algún talismán escondido?

El tiempo pasó y es claro, los 


Apóstoles no pudieron dejar de 


notar que aquel hombre estaba


 siempre presente en sus 


predicaciones, observando y 


observando.



Pensando se tratase de alguien 


interesado en tornarse un seguidor 


de Jesús, Pedro se aproximo y le 


pregunto se deseaba alguna cosa en


 especial.

Tal vez quisiese formar parte del 


grupo, trabajar por el bien de la


 Humanidad, servir y servir.



El hombre, invitado a hablar por la


 bondad del Apóstol, pidió:

Sigo los pasos de ustedes hace 


bastante tiempo por un motivo muy


 sencillo. Deseo aprender el arte de


 expulsar a los Espíritus y curar 


enfermedades.

En verdad lo que yo deseo es que 


me vendan el amuleto que realiza


 todas esas cosas.

No importa el precio. Soy alguien


 que posee haberes y los puedo dar


 a cambio del talismán.



El apóstol le dijo que nada poseían


 sino la fe y que lo que los movía en


 las curas era el amor al prójimo.



Más el hombre insistió: No me 


mientan. Ustedes poseen un 


talismán, una piedra, alguna cosa 


que permita invocar y dominar a los


 Espíritus de los muertos.

Deseo dominar también para hacer


 que trabajen para mí.

Quiero ser poderoso como todos los


 seguidores de ese Nazareno.



Y como el viejo Apóstol le explicase 


que no poseían otro objeto mágico 


sino las virtudes, su fe, su respeto a


 Jesús, a su venerado Dios, el 


hombre ambicioso se desilusiono y


 sin embargo se fue.



Salió murmurando y diciendo que 


aquellos hombres eran egoístas y




 deseaban dominar el mundo, sin


 contar sus secretos.



1 Samuel 2:8-9

"Dios levanta del suelo al pobre

y saca del basurero al mendigo,

para sentarlo entre grandes hombres

y hacerle ocupar un lugar de honor;

porque el Señor es el dueño

de las bases de la tierra

y sobre ellas colocó el mundo.

Él cuida los pasos de sus fieles
,
pero los malvados mueren en la
 
oscu
ridad,

porque nadie triunfa por la fuerza". 

2 comentarios:

  1. COMO QUISIERA CAMBIAR QUIERO ESTAR CONMIGO MISMO.
    OH SEÑOR RECOJEME PARA AMARTE

    ResponderEliminar
  2. El amor de Dios es unico , con Él todo sin Él nada....Bendiciones para el mundo!!

    ResponderEliminar

Gracias por estar aquí y compartir